Ficha: Madero 607 – Casa Robles León

Fachada
Fachada

 

Guadalajara Romántica / Centro Histórico

MADERO 607

Casa Robles León

Esquina Pavo

Arquitecto: Luis Barragán Morfín
Cliente: Lic. Emiliano Robles León
Año de edificación: edificación circa 1900; remodelación 1927

Luis Barragán, indiscutiblemente el arquitecto mexicano más reconocido de todos los tiempos, comenzó su carrera profesional en 1927 con la remodelación de los interiores de esta finca, de finales del s. xix o principios del s. xx. A partir del trabajo logrado en esta casona, la fama del joven arquitecto de 25 años saltó de boca en boca, primero entre la sociedad tapatía, luego en la Cd. de México, y finalmente, en 1980 al recibir el premio Pritzker, en todo el mundo.

En 1927, Emiliano Robles León, notable abogado, notario y académico tapatío, se enteró que el hijo de su amigo Juan José Barragán, quien era su cliente, recién había regresado de Europa y estaba ansioso por comenzar su práctica arquitectónica. El Lic. Robles decidió entonces encomendar la renovación de su casa habitación al joven Barragán, para que comenzara con sus pinitos en la profesión.

Por fuera, la finca es una típica casona estilo neoclasico construída probablemente entre 1880 y 1900, y sin muchos detalles que la hagan sobresalir de forma especial. Barragán, inteligentemente, decidió respetar la fachada con el propósito de mantener intacto el contexto urbano. Es en el interior, donde Barragán comenzó a aplicar muchos de sus conceptos arquitectónicos, influenciados mayormente por sus visitas a España, al mediterráneo y a paisajistas contemporáneos suyos como Ferdinand Bac.

Las influencias claramente mediterráneas y espacialmente moriscas de Barragán aún pueden verse en la casa, que carece sin embargo de la fuente del patio central, labrada en piedra bajo diseño del arquitecto, y que los descendientes del Lic. Robles León decidieron llevarse consigo al vender la finca en los años 1970’s. Permanecen, sin embargo, los detalles como arcos moriscos, puertas, canceles y escaleras que hacen recordar los estilos vistos en Granada y Córdoba, con el uso de materiales en su esencia primaria como la piedra y la madera, o los pisos cerámicos. El uso de la teja, que prevalecería en las construcciones Barraganescas durante muchos años más, puede verse también aquí, así como la simplificación del muro o la ausencia de detalles ornamentales en columnas o molduras. Los nuevos muebles de la casa, cabe mencionar, fueron también en su totalidad diseñados por Barragán, y fueron también retirados y conservados por la familia.

Satisfecho con el resultado de la remodelación de su casa, el Lic. Robles León encargaría a Barragán otras construcciones, incluyendo unas casas para renta en Av. La Paz, y su casa de descanso en Chapala, obra que habría de desarrollar junto con el Arq. Ignacio Díaz Morales algunos años después. El estilo único de Barragán, que junto con sus contemporáneos como Rafael Urzúa o Pedro Castellanos practicaron durante la época, se le conoció entonces, y aún hoy en día, como “Escuela Tapatía”, y los ejemplos restantes, esparcidos principalmente por las calles de la Colonia Americana de Guadalajara, son el recuerdo de una época donde Guadalajara se puso en el mapa como cuna de una arquitectura pura, auténtica y digan representante de su época y lugar.

Anuncios

8 comentarios sobre “Ficha: Madero 607 – Casa Robles León

  1. Enriquecedoras y amenas descripciones de la ciudad que me educó en el inicio.de mis estudios profesionales. Muchas gracias por tan digna conservación de la ciudad de las rosas.

  2. […] La construcción originalmente tenía dos viviendas que tenían frente a la calle, y que hoy han sido remodeladas como espacios comerciales y el lobby del hotel. Desataca por supuesto el torreón, con una escalera en espiral por la parte exterior que lleva a la planta alta de la misma. Ingresando por el pasillo central, dos arcos irregulares que funcionan como contrafuertes enmarcan la entrada a la privada y al resto de las habitaciones. El patio con plantas que se forma sirve de área común para las habitaciones y crea un oasis en medio de la ciudad, sorprendentemente silencioso a todas horas a pesar del tráfico de Av. La Paz y López Cotilla a media cuadra de distancia, y de los bares y cantinas cercanas en las noches. Algunas de las viviendas, originalmente de dos niveles, han sido divididas para funcionar como suites individuales. Algunas cuentan con zaguán, decorado con bancas de material integradas a la construcción y se destaca el uso de materiales como el azulejo, y formas como arcos moriscos, también típicos de la escuela tapatía y que hemos visto también en la primera obra de Barragán, la Casa Robles León (Madero 607). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s