Ficha: Ramón Corona 370 – Edificio San Pedro

Guadalajara Moderna / Centro Histórico

RAMÓN CORONA 370

Edificio San Pedro

Esq. Av. Revolución

Arquitecto: Fernando González Gortázar
Propietario Original: Paz Gortázar Gutierrez
Año de construcción: 1971

Cuando veo un edificio pudo haber sido construido en 1971 o en 2019, inmediatamente imagino que el arquitecto pensó no en lo que el cliente quería, sino en lo que necesitaba. Y el cliente, dos generaciones después, es otro. Y sin embargo, el edificio funciona, y es estéticamente agradable. La buena arquitectura, entonces, trasciende generaciones y es útil 50 o más años después. Si un edificio es obsoleto después de algunos años, pensaríamos que algo sucedió en el camino, pero casi nunca que su arquitectura es deficiente. Comida para el pensamiento, sin duda.

El edificio San Pedro, como es llamado el que nos ocupa, fue diseñado por el arquitecto Fernando González Gortázar para su madre, la señora Paz Gortázar viuda de González Gallo, en un estilo brutalista. Correctamente, el edificio se abre al norte y al sur, dejando las fachadas oriente y poniente casi completamente cerradas. Al oriente, sobre la calle de Ramón Corona, el artista Luis Tomasello (La Plata, Argentina, 1915 – París, Francia 2014) dispuso un relieve en dos partes, típico de su obra de cubos dispuestos en dos direcciones.

El edificio tiene once niveles, de los cuales dos componen la sección comercial, y nueve el área de oficinas. La fachada está organizada en cinco secciones verticales, divididas por columnas corridas de concreto, y cada una de las secciones tiene dos ventanas cuadradas. Se ventilan por la sección inferior, en un diseño limpio y estéticamente económico. Las vistas al norte aseguran que el asoleamiento sea mínimo y por ello, pocas habitaciones requieren de Aire Acondicionado, lo que ayuda a mantener la fachada casi libre de condensadores.

El edificio San Pedro es un ejemplo a mayor escala, y del mismo estilo del Edificio El Nilo, de Julio de la Peña (Corona 455), tres años anterior y a pocas cuadras de distancia. Sin embargo hay una gran diferencia en el estado de conservación, pues a pesar de que comparten materiales, diseño en general y un arquitecto de fama local, ambos hoy en día difieren significativamente en este aspecto. Mientras El Nilo es un condominio, San Pedro no solo es, es decir, uno se vendió en partes, y otro es de un sólo propietario. En el primer caso, el condominio como El Nilo, sufre de cambios que cada propietario hace, a pesar del Régimen de Condominio, pues es muy difícil regularlo. Normalmente no hay fondos de reserva, lo que provoca que las inversiones necesarias cada cuantos años para mantener el edificio en buen estado y relevante tecnológicamente, nunca se hacen. En un ejemplo como el San Pedro, donde un propietario controla la totalidad de los metros cuadrados y los renta, el mantenimiento suele ser más constante, y las mejoras se hacen con los fondos revolventes de las rentas.

En general, el edifico se mantiene en excelente estado. Mi única queja, son los letreros de la marca de ropa que ocupa las plantas comerciales; podrían diseñar mejor su publicidad para que combine en escala y colores con el resto del conjunto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s